Las grandes corporaciones y empresas se han caracterizado por tener este pilar de la salud mental en lo más alto de su gestión. Reconocen que una adecuada estructuración y control es de suma importancia para el bienestar subjetivo, emocional y psicológico de los trabajadores.

¿Cómo conseguir el bienestar emocional, psicológico y social de los trabajadores?

Si eres parte del área de recursos humanos, o directivo de empresa, en este post te ofrecemos algunos tips para fomentarla:

  • Establecer espacios de diálogo. Se debe fomentar la discusión con los trabajadores sobre salud mental, conocer sus puntos de vista, preocupaciones e inquietudes. Esto facilitará una adecuada sensibilización sobre el tema.
  • Desarrollar estrategias para incrementar el bienestar subjetivo. Como parte de las políticas de la empresa, es necesario generar acciones de integración socio-afectiva. Esto estimula la cohesión grupal, que salgan de las exigencias laborales, que sean para el disfrute y bienestar pleno y que involucren a la familia.
  • Ser receptivos con las necesidades del personal. Es necesario reconocer cuando un trabajador puede estar presentando síntomas de un deterioro de su salud mental. El objetivo es acompañarlo en la búsqueda de alternativas y soluciones al problema.
  • Define los límites entre el horario laboral y el personal. Procurar que las jornadas de trabajo no excedan los límites establecidos. Por tanto, no incluir en la jornada reuniones en los tiempos destinados al descanso, respetar los fines de semana, feriados y vacaciones. Esto constituye un tiempo destinado para la relajación del trabajador y el disfrute familiar.
  • Crear un ambiente de trabajo favorable. Generar un clima sociopsicológico positivo, donde los trabajadores se sientan realizados y constituya un espacio de satisfacción personal y profesional.

La salud mental en el trabajo debe concebirse desde un enfoque integral, en el cual la persona reconozca su bienestar en las diferentes áreas de su vida. Esto implica el terreno personal, familiar, laboral y económico. Y ayuda a manejar mejor las situaciones de incertidumbre que puedan presentarse, así como evitar la aparición del estrés y otras enfermedades psicosociales.

No solamente la empresa debe encargarse de mantener este equilibrio, sino también los empleados son responsables del cuidado y autocuidado de su salud mental. Es por esto que las empresas deben estar predispuestas siempre al diálogo e intercambio entre los miembros de la empresa. Lo que garantizará una mejor calidad de vida, rendimiento laboral y satisfacción personal.

Tips para  abordar los problemas de salud mental en el trabajo

Ahora que los líderes empresariales comienzan a asumir la importancia de la salud mental de sus organizaciones, hay varios pasos positivos que lograrán un retorno de la inversión significativo:

  • Crear una cultura de ayuda: Normaliza las conversaciones en torno al bienestar mental, reducir la estigmatización de los trastornos mentales y sacar los problemas a la luz lo más rápido posible. Si haces participar a tus colaboradores en la toma de decisiones y muestras apertura y transparencia, las personas se sentirán más involucradas, en control, concentradas y relajadas en relación con su trabajo.
  • Generar conciencia sobre las señales: Asegúrate de que todos conozcan las señales de estrés, ansiedad y agotamiento, y ofrece consejos para ayudar a los compañeros a reconocer problemas y manejarlos. También puedes generar conciencia en torno a los trastornos de salud mental menos habituales, como la esquizofrenia y el trastorno bipolar.
  • Predicar con el ejemplo: Para demostrar que cuidas tu propia salud mental, fija límites entre el trabajo y el hogar, toma conciencia del manejo del estrés, tómate vacaciones y vive de forma saludable.
  • Reforzar el equilibrio sano entre el trabajo y la vida personal: Asegúrate de que todos los colaboradores, incluso los trabajadores remotos, comprendan cómo separar las horas laborables de su tiempo personal. Incorpora horas «sin reuniones» y horas designadas para estar offline durante la semana laboral.
  • Medir la salud mental: Las encuestas anónimas y conversaciones habituales pueden servir para supervisar el bienestar mental individual y general en la empresa.
  • Ofrecer capacitación y apoyar el desarrollo: Los seminarios, la capacitación, la mentoría y las oportunidades para adquirir competencias brindan seguridad a las personas de que su trayectoria profesional va por buen camino; además, demuestra que la organización se preocupa por cada miembro del equipo.
  • Demostrar reconocimiento y gratitud: La validación fomenta el sentido de pertenencia, que ahora se reconoce ampliamente como esencial para la salud mental. Reconocer los aportes individuales, recompensar el éxito y mostrar agradecimiento generará mayor autoestima y un sentido de conexión con los superiores, compañeros de trabajo y toda la empresa.
  • Promover hábitos saludables: Ofrecer ayuda y apoyo económico para una alimentación saludable, conceder tiempo para ejercitarse a diario y ofrecer membresías subsidiadas para gimnasios, sesiones de mindfulness, etc., fomentará un estilo de vida más saludable entre los empleados. Las organizaciones también pueden incorporar «días de salud mental» con el objetivo de alentar a las personas a aprovecharlos para realizar actividades al aire libre, meditar y adoptar pasatiempos creativos.

Proporcionar estas acciones demostrará que apoyas el bienestar integral del equipo y ayudará a las personas a administrar el equilibrio entre su vida laboral y personal y a reducir el estrés y la ansiedad.

¿Quieres agendar una reunión con ventas? Agendemos

¿Quieres hablar en este momento? Escríbenos por Whats App

*Cómo priorizar la salud mental en el trabajo. Recuperado de: https://es-la.workplace.com/blog/mental-health-in-the-workplace

*Psicología empresarial y RRHH. Recuperado de: https://www.obsbusiness.school/blog/importancia-de-la-salud-mental-en-las-empresas